El último caso confirmado de sarampión fue el 19 de marzo, por lo que transcurrieron más de las 12 semanas requeridas para dar por finalizado el brote que comenzó en agosto de 2019. De está manera, Argentina logró mantener la condición del país libre de sarampión

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, anunció que, tras pasar más de doce semanas sin casos de sarampión, se da por concluido el brote de esta enfermedad que había comenzado a fines de agosto del año pasado. De esta manera, Argentina logró mantener la condición del país libre de sarampión, una enfermedad viral altamente transmisible de persona a persona a través de secreciones nasales o de la boca de personas infectadas, que puede producir una enfermedad potencialmente fatal, sobre todo en los niños más vulnerables.

Si bien gracias a la vacunación sostenida, Argentina había eliminado el virus de sarampión y no presentaba casos autóctonos desde el año 2000, a fines de agosto de 2019 se inició en el país el brote más extenso de sarampión desde que se logró la eliminación de la circulación endémica, con 179 casos confirmados y una defunción.

La estrategia para abordar el resurgimiento a partir de entonces, explicaron, había consistido en fortalecer la vacunación, mejorar la vigilancia epidemiológica y capacitar a los equipos, y ahora «queda cumplir con otros objetivos como aumentar las coberturas de vacunación en el contexto actual de pandemia de COVID-19«, dijo González García.

En ese sentido, desde el ministerio se propone continuar con las acciones para subir los porcentajes de coberturassostener la vacunación y el sistema de vigilancia sensible durante la pandemia, así como también mejorar los procesos y monitorear la situación regional.