Lo hace políticamente al sumarse a la lista de Ameal para las elecciones en Boca del 8 de diciembre en calidad de Vicepresidente 2do.

Igual que cuando jugaba, parecía que iba a ir por un lado y todos nos comimos el amague. Parecía que iba a enganchar, y sin embargo sacó un derechazo que se clavó en el ángulo. Juan Román Riquelme se sumó a lista que lleva a Jorge Amor Ameal como candidato a presidente de Boca y lo hizo en la posición de Vicepresidente 2do, detrás de Mario Pergolini que va como Vice 1ero.

Juega Riquelme
Ante las cámaras de Fox Sports, Riquelme pidió la unidad. Después se decidió por ir a las elecciones en la lista de Ameal.

¿Por qué decimos que nos «comimos» un amague? Porque cuando hace 15 días Román se sentó frente a la cámara de FOX Sports y pidió la unidad de todas las agrupaciones para ahí sí él acompañar a la nueva conducción que resultara consensuada, todos creímos que de no lograrse ese pedido, Riquelme se iba a abstener de apoyar a alguna lista en las elecciones del 8 de diciembre. Sin embargo ayer, al momento de hacerse oficiales los candidatos, Román confirmó que iría como candidato a Vice 2do de Ameal, aunque figure como vocal titular y con el sugestivo número 12, ya que de ganar esa lista se crearía el cargo para que él lo ocupe.

Juega Riquelme
José Beraldi calificó de «inaceptables» los pedidos de Riquelme para sumarse a su lista y dejó abierta la puerta a múltiples interpretaciones.

El candidato José Beraldi confió haber mantenido tres reuniones durante el mes de octubre con el crack y que los pedidos del mismo para sumarse al proyecto les resultaron «inaceptables». Las condiciones no fueron especificadas, por lo que se dispararon una serie de conjeturas respecto de si había exigido dinero o demasiados lugares de importancia en la lista para su gente. Descartado Beraldi, Román continuó dialogando con el oficialismo y con Ameal, estando más cerca de la lista que encabeza Ribaudo e impulsa Angelici. Parece mentira que Riquelme se alejara del presidente que le renovó el contrato en 2011 y se acercara al que, en ese momento cumpliendo las funciones de tesorero de Boca, se opusiera pública y enfáticamente a la firma de un nuevo vínculo con el 10. Cosas de la política que al común de los mortales nos cuesta entender. Ahí fue que salió a pedir la unidad. Angelici convocó a las 15 agrupaciones, pero Ameal primero y después Beraldi desistieron de concurrir. Ante la imposibilidad de la unidad todos, con el oficialismo a la cabeza, pensaron que Riquelme se mantendría neutral. Hoy se encontraron con la sorpresa de su decisión.

Juega Riquelme
Jorge Ameal junto a Riquelme. El candidato opositor jugó una carta que parece ser ganadora.

Que un ídolo de la magnitud de Riquelme no solo manifieste su apoyo sino que vaya de candidato puede ser decisivo en las elecciones en Boca. ¿Cómo queda el panorama eleccionario ahora? Obviamente, el grupo de Ameal ya se da como ganador. Hasta le decisión de Riquelme, superaba el 35% de la intención de voto, seguido por Beraldi y en una tercera posición pero cerca, el oficialismo. Ahora los números cambiaron. Desde el búnker de Beraldi subrayan que quien más perdió fue el oficialismo que se desplomó en las encuestas y que ellos no se vieron mayormente afectados. Pero sin dudas la presencia de Román puede ser determinante.

El oficialismo, exitoso en la gestión económica, es castigado por los resultados deportivos especialmente frente a River. Angelici ganó las elecciones en 2015 con Riquelme en contra dentro del campo de juego. Esta vez parece difícil. Y mucho más por el cambio de bando de otra figura de la que pocos hablan: el «Coty» Nosiglia y su agrupación, sorpresivamente se fueron al lado de Ameal. El político radical maneja muy bien todo lo que tenga que ver con elecciones y como ganarlas. Muchos le adjudican a su trabajo el hecho de que Angelici se impusiera en los comicios de 2015 a la fórmula Ameal-Beraldi. Hoy pasó del lado opositor. Y no es un dato menor.

Ya no pisa el campo de juego de la Bombonera para deleitarnos con su calidad, pero Riquelme sigue jugando. Y el equipo que lo tenga de su lado, siempre va a tener un as de espadas para ganar.