Fue el técnico del equipo que obtuvo la Libertadores y la Intercontinental.

Son esas cosas que uno sabe que algún día van a pasar, pero que quiere que ese día nunca llegue. A los 92 años falleció Juan José Pizzuti, el director técnico más importante en la historia de Racing. El que formó aquel equipo que en 1966 salió campeón y estuvo invicto durante 39 partidos. El que al año siguiente ganó la Copa Libertadores de América por única vez para el club, en épocas en las que, para ganarla, había que jugar 20 partidos (tres de ellos la final, la revancha y el desempate). El que después ganó por primera vez para la Argentina la Copa Intercontinental en aquellos partidos frente el Celtic escocés con el inolvidable gol del Chango Cárdenas.

Aquél Racing era el «Equipo de José», tal la influencia que tenía sobre sus jugadores y la importancia de la preparación que hacía de los partidos, casi sin hablar de los rivales, pero haciendo que salieran a demoler al adversario física y futbolísticamente hasta lograr un aura de «invencible» casi inédita en nuestro fútbol.

Murió Juan José Pizzuti, parte importante de la historia de Racing.
Pizzuti siempre al frente de su equipo, que ganó todo para gloria de la Academia y el país.

Para que se hagan una idea, en 1967 era presidente el Gral. Onganía, en lo que se había dado en llamar la «Revolución Argentina» que había derrocado al presidente radical Arturo Illia. No eran años de éxitos deportivos internacionales. Fangio se había retirado hacía diez años y era nuesro «deportista emblema» en el mundo. Roberto De Vicenzo había ganado el Abierto Británico ese mismo año, el boxeo nos daba un par de campeones del mundo como Pascual Pérez u Horacio Accavallo, pero nada más. A la selección de fútbol no se le daba la importancia que tiene ahora y el Mundial Inglaterra 1966 nos había dejado la sensación de injusticia tras aquel polémico partido contra los locales y la expulsión de Rattin. La cuestión era que lo argentinos queríamos demostrar que eramos los mejores del mundo en algo y no podíamos. Y más todavía en el fútbol, del cual todos sabíamos un montón.

En ese contexto aparece Racing y Pizzuti con su equipo. Siendo chico yo recuerdo que todos hinchábamos por ellos. No sé los de Independiente, pero los de los otros clubes, seguro. Era el equipo que nos representaba. A falta de selección, estaban ellos. Si hasta llevaban los mismos colores en la camiseta. Los que juntábamos figuritas, nos sabíamos el equipo de memoria. Por números correlativos del álbum «Sport» de aquél año eran 1-Cejas, 2-Perfumo, 3-Díaz, 4-Martín, 5-Mori, 6-Basile, 7-Martinolli, 8-Rulli, 9-Cárdenas, 10-J.J. Rodríguez y 11-Maschio. También estaban en la delantera el «Torito» Raffo, autor de goles muy importantes y el brasileño Joao Cardozo, que falleció el año pasado. El «Equipo de José» fue un poco el equipo de todos. y cuando le ganó el partido desempate por la final de la Copa Intercontinental al Celtic, todos nos sentimos, por fin, campeones. ¡Qué manera de gritar el gol de Cárdenas!

Murió Juan José Pizzuti, parte importante de la historia de Racing.
Con este gol de Cárdenas, por primera vez un equipo argentino era «campeón del mundo».

Se fue Juan José Pizzuti, un prócer, si los hay de la Academia. Tiene su estatua en el estadio. Más precisamente en ese gran salón que precede al ingreso a las plateas bajas centrales. Los más chicos les preguntan a los papás o a los abuelos quién es. Ese hombre bajo, representado en el bronce, es parte fundamental de la historia grande del club. Racing y todo el país le estarán eternamente agradecidos.