El presidente Alberto Fernández despidió hoy con dolor a Diego Armando Maradona y aseguró que ningún «argentino de bien le puede recriminar algo».

«¿Qué argentino de bien le puede recriminar algo a Diego? Si todo lo que hizo fue darnos alegrías», enfatizó el jefe de Estado, que decretó tres días de duelo nacional por la muerte del astro futbolístico, a los 60 años.

En declaraciones al canal TyC Sports, Fernández afirmó que Maradona «Es un buen exponente de lo que todos los argentinos somos, viscerales», resaltó el mandatario nacional.

El Presidente dijo que «habrá un antes y un después de Maradona», y que duda mucho que el mundo «vuelva a tener otro» como el Diez, a quien le agradeció por «siempre» acompañarlo.

«Dudo que volvamos a ver a otro jugador como Maradona en todo sentido, no solo por sus cualidades técnicas, sino también por ese coraje, esa fuerza, esa garra, que siempre puso cada vez que se puso la camiseta que tenía que defender. Un jugador excepcional que a los argentinos solo nos dio alegrías», resaltó.

En tanto, dijo que es inevitable la «comparación» de Maradona con Lionel Messi, porque el campeón del 86 «es la referencia» indiscutida. «Tendrá una carga más (Messi), cargar con la camiseta que cargó Diego, siempre fue una carga», evaluó Fernández.

Según dijo, el técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata «va a ser una persona imborrable en la memoria colectiva, porque en el fútbol no hay nadie como él».

«Siempre rescato lo genuino, lo original, nunca impostó un lugar, lo que no le gustaba lo decía y lo que le gustaba lo y lo acompañaba», expresó el Presidente.

A la vez, recordó la última vez que se vieron, en febrero pasado, cuando Maradona lo visitó en la Quinta de Olivos. «Hablamos de fútbol, de Argentinos, de Gimnasia. De cuál era el gol que más recordaba», relató Fernández.

Además, en los últimos minutos se dio a conocer que la Casa Rosada habría puesto a disposición sus instalaciones para organizar el funeral del ídolo.