El 26 de julio se cumplieron 67 años de la muerte de Evita Duarte de Perón la «abanderada de los humildes».

“Y aunque deje en el camino jirones de mi vida, yo se que ustedes recogerán mi nombre y lo llevaran como bandera a la victoria”. Dijo ese 17 de octubre de 1951 Eva María Duarte o más conocida como Evita Perón. Amada por muchos y odiada por otros, pero sin dudas una mujer que aún hoy es ejemplo de lucha.

Existen distintas hipótesis de historiadores acerca del nacimiento de Evita, algunos dicen que fue en Gral. Viamonte y otros en la localidad de Los Toldos. Algunos también ponen en duda el año de su nacimiento, si fue en 1919 o 1922. Era la hija de Juan Duarte y Juana Ibarguren y tenía 4 hermanos. Su padre Juan Duarte tenia dos familias, por este motivo cuando falleció, Evita fue muy discriminada en lo años tempranos de su vida. Finalmente el 3 de Enero de 1931, Eva Duarte arribó a Buenos Aires con un objetivo: Convertirse en artista.

Carrera política y Juan Domingo Perón

Luego de haber participado en distintas obras de teatro, películas y radioteatro, con el correr de los años Evita fue parte fundadora de la Asociación Radial Argentina el primer sindicato de trabajadores de Radio de Argentina, del que es electa presidenta.

En 1944 Evita conoce en un acto en el Luna Park a quien sería su futuro marido Juan Domingo Perón. Un tiempo después anunciaban su casamiento para el 22 de octubre de 1945. A medida que el movimiento peronista creía también crecían de manera muy rápida los movimientos antiperonistas. Hasta que en el año 1945 se produjo el golpe de estado que derrocaría a Perón y lo enviaría de exilio a la isla Martin García.

Evita comenzaría luego de este hecho a establecer una estrecha relación con el sindicalismo y con las masas trabajadoras de la industria argentina. A quienes ella llamaría «los descamisados».

67 años sin Evita

Evita y el feminismo

Evita es la mujer Argentina mas reconocida en el mundo gracias a su arduo trabajo en materia de desigualdades sociales. La discusión acerca de su feminismo o no- feminismo no viene al caso en los análisis de su vida. Ya que para realizar un análisis de ese estilo primero deberíamos mirar el contexto social de la época. Teniendo en cuenta que era una época en la que el machismo era la orden del día. Y que feminista pudo ser alguien que solo rompa con ese discurso aunque no acepte el término «feminista» abiertamente.

Evita fue y será un ejemplo de lucha, pese a quien le pese. Ya que fue una de las primeras mujeres en hacerse lugar en un ámbito tan hostil como lo era (y es) la política argentina. Así en 1946 llegaría el proyecto de ley para el sufragio femenino, por el cual desde principios de siglo muchas feministas como Julieta Lantieri y Alicia Moreau de Justo estaban luchando. Pese a la resistencia de los sectores conservadores del país un año después se aprobaba esta ley por unanimidad en la cámara de diputados. Para que en 1951 finalmente las mujeres pudieran presentarse a dar sus votos.

67 años sin Evita

A pesar delos dolores provocados por su enfermedad, el 17 de octubre de 1951 Evita sale al Balcón Presidencial de la casa Rosada para dar lo que sería su más recordado discurso.

El 11 de Noviembre de 1951 por fin había llegado el día mas ansiado por las mujeres del país, el día en el que iba a emitir por primera vez el esperado sufragio. Evita no quiso perderse este acontecimiento y a pesar de haberse operado una semana antes desde la cama del Hospital votó por primera vez.

La despedida de la Primera Dama

Finalmente el 26 de julio de 1952 fallecía «la abanderada de los humildes» a los 33 años de edad. Su velorio duró más 15 días el cual tuvo lugar en la Secretaría de Trabajo y Previsión, lo que es actualmente la Legislatura Porteña. Luego su cuerpo fue expuesto en el Congreso de la Nación Argentina. Se la veló hasta el 11 de agosto y se cree que a su velorio concurrieron miles de personas de luto por la perdida de la mujer mas combativa y desafiante que había tenido la política del país. La tristeza fue desoladora.

67 años sin Evita
Foto de archivo

Luego el cuerpo de la dirigente fue robado durante la dictadura que comenzó 1955, sin dudas un acto politico-símbolico de gran significado. En la llamada «Operación Traslado» el cuerpo fue llevado desde distintas casas de militares hasta finalmente ser enterrado de manera clandestina en el Cementerio Mayor de Milán. Hasta que en 1974 la presidenta María Estela Martinez de Perón ordenó se trajera nuevamente el cuerpo a la Argentina. Para que luego de comenzada la dictadura de 1976 el cuerpo sea devuelto a la familia Duarte, quien lo enterró en su actual ubicación, el Cementerio de la Recoleta.

Su legado

Este acontecimiento fue algo que trascendió más allá de cualquier ideal político. A pesar de las diferentes posturas políticas que se tengan nadie puede negar el impacto que produjo esta mujer en nuestra sociedad y en nuestro país. Esto era, es y será Evita para el pueblo Argentino.