Intendentes de la tercera sección electoral del Conurbano bonaerense expresaron hoy su «preocupación y repudio» por las tomas de tierras que se registran en esos distritos.

En un documento, divulgado a la prensa al término de una reunión en el municipio de Presidente Perón, los intendentes del tercer cordón del Conurbano bonaerense resaltaron que no es posible «tener una mirada contemplativa con aquellos que utilizan la necesidad de la gente para llevar adelante sus negocios inescrupulosos. El Estado debe ser firme para poner un límite a quienes hacen de las desigualdades un negocio»,  al tiempo que plantearon que «la urbanización debe ser una política de Estado».

«Condenamos rotundamente la ocupación ilegal de tierras y viviendas. Es un delito y como tal la Justicia debe intervenir para hacer cumplir la ley», agregaron los jefes comunales, y subrayaron: «ante la situación de la toma de tierras en nuestros distritos expresamos nuestra preocupación y repudio».

«Nos reunimos para abordar de manera conjunta esta preocupante situación y llevar respuestas a nuestras comunidades. En este sentido, nos comunicamos con el ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak, y haremos lo propio con el Departamento Judicial de La Plata, que actúa en el caso de la toma de terrenos en Guernica», indicaron.

Los intendentes también expresaron en dicho documento que le solicitaron una reunión al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, «para coordinar acciones en conjunto». En ese sentido, aseguraron que también se reunirán con los «diputados y senadores provinciales para analizar la legislación actual».

«Entendemos que la crisis sanitaria que el mundo está atravesando ha expuesto también la crisis social y la desigualdad que hoy en día miles de argentinos y argentinas aún siguen padeciendo. Por esta razón, tenemos que trabajar todos juntos sobre qué modelo de sociedad queremos», señalaron los mandatarios en el comunicado.

«La urbanización debe ser una política de Estado y es necesario trabajar en coordinación entre Nación, Provincia y los municipios para facilitar el acceso al hábitat con viviendas dignas para el conjunto de la sociedad», plantearon.

Además, dijeron que «desde el Estado Nacional y el Estado provincial se tiene que establecer una política clara para el desarrollo urbano, el hábitat y la construcción de viviendas para las familias que aún no cuentan con un lugar digno donde vivir. Lo que debemos hacer es responder a esa necesidad con programas y políticas públicas que reviertan esta situación».

«La urbanización de los barrios populares no puede quedar en una consigna, tenemos que discutir seriamente cómo se va a financiar la política de vivienda, para construir una sociedad más justa es necesario discutir la distribución del riqueza en la Argentina y el proyecto de ley del aporte extraordinario de las grandes fortunas es un paso en este sentido, sobre el cual debemos seguir profundizando«, agregaron.

«No podemos seguir viviendo en la hipocresía de ver cómo muchos chicos y chicas nacen y crecen en la inmoralidad de la exclusión, sin tener las condiciones mínimas de vivienda aseguradas. Nuestro deber es con ellos», completaron.