A través de un hilo de Twitter, un usuario contó los inconvenientes para que una señora de 81 años pueda anotarse para recibir la vacuna en CABA.

El convenio firmado entre el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y algunas empresas de medicina prepagas , no solo generó que el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires fuese denunciado, sino que también impide que miles de personas de grupos de riesgo al día de hoy, no puedan anotarse para recibir la vacuna contra el coronavirus.

Hoy, el tema estalló en las redes sociales y mostró  que una mujer de más de 80 años que intentó anotarse cuando se abrió el portal que colapsó a poco de ser habilitado, no solo tuvo que lidiar con los problemas de sistemas del gobierno porteño sino también con el hecho de no ser parte del sector vip que sí puede vacunarse en CABA.

La situación, relatada por un conocido de esa señora, estalló cuando, al volver a funcionar el portal de inscripción para la vacuna, el sistema le dijo a la adulta mayor que ella aparecía afiliada al Hospital Italiano y por lo tanto no podía anotarse en el sistema público.  Ahí surgió el primer problema.

Cuando al intentar la inscripción en la página del Hospital Italiano el problema se hizo más grave: «En la web del Hospital Italiano nos desayunamos que hay un nuevo requisito: estar afiliado al Plan de Salud. Mi amiga Irma, jubilada docente, es afiliada a #IAPOS. No al Plan de Salud Privado del Hospital Italiano», relató en Twitter quien intentó inscribir a la jubilada.

Luego de esto, la situación se tornó desesperante. «Cuando me comuniqué con @BA147 para modificar los datos del empadronamiento, me informan que no se pueden modificar los datos ni re empadronar; que no hay solución a esto a la fecha; que siga llamando ´hasta que lo arreglen´», continuó el relato. Pero lo más insólito fue la respuesta oficial de la Ciudad de Buenos Aires.

«Es decir, Irma, de 81 años, no se puede vacunar. Y no por «un error administrativo». Sino porque, deliberadamente, decidieron darle vacunas a un privado, que tiene convenio con obras sociales, pero que decide vacunar sólo a los afiliados de su prepaga», puntualizó quien intentó anotar a la jubilada para estar a resguardo del Covid-19.

El hilo de Twitter se hizo viral y miles de personas contaron en detalle que no sólo Irma no puede anotarse para recibir la vacuna siendo paciente de riesgo por la edad, sino que destapó la olla y quedó evidenciado que el convenio entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y las prepagas , también funcionan como un “Vacunatorio Vip”.

El hilo de Twitter que relató la historia de Irma y se hizo viral