El cáncer de mama es un tipo de cáncer que se forma en las células de las mamas. El cáncer de mama puede presentarse tanto en hombres como en mujeres, pero es mucho más frecuente en las mujeres. La concientización ayudo a generar avances en la supervivencia del cáncer de mama, la cantidad de muertes relacionadas con esta enfermedad se está reduciendo constantemente, en gran medida debido a factores como la detección más temprana, un nuevo enfoque de tratamiento personalizado y un mejor entendimiento de la enfermedad.
Tipos

Cáncer de mama
Angiosarcoma – Cáncer de mama inflamatorio – Cáncer de mama masculino – Cáncer de mama recurrente – Carcinoma ductal in situ – Carcinoma lobulillar in situ – Carcinoma lobulillar invasivo – Enfermedad de Paget mamaria

Síntomas
Cambios en los pezones

Cáncer de mama
Los signos y síntomas del cáncer de mama pueden comprender los siguientes:
Un nódulo mamario o engrosamiento que se siente diferente de los tejidos circundantes – Cambio de tamaño, forma o apariencia de una mama – Cambios en la piel de la mama, como hoyuelos – La inversión reciente del pezón – Excoriación, descamación, formación de costras o desprendimiento del área de piel pigmentada que rodea el pezón (areola) o de la piel de la mama – Enrojecimiento o depresiones en la piel de la mama, como en la cáscara de una naranja

Causas

Cáncer de mama
Los médicos saben que el cáncer de mama se presenta con el crecimiento anormal de algunas células mamarias. Estas células se dividen más rápidamente que las células sanas y continúan acumulándose, y de este modo forman un bulto o una masa. Las células pueden esparcirse (hacer metástasis) por toda la mama hasta los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.
El cáncer de mama más a menudo comienza en las células de los conductos que producen leche (carcinoma de conducto invasivo). El cáncer de mama también puede comenzar en el tejido glandular llamado lobulillos (carcinoma lobulillar invasivo), o en otras células o tejidos dentro de la mama.

Cáncer de mama heredado
Los médicos calculan que del 5 al 10 por ciento aproximadamente de los tipos de cáncer de mama están relacionados con mutaciones genéticas que se transmiten a través de las generaciones de una familia. Si tienes importantes antecedentes familiares de cáncer de mama u otros tipos de cáncer, el médico puede recomendarte un análisis de sangre para poder identificar las mutaciones específicas del BRCA u otros genes que se transmiten de generación en generación.
Factores de riesgo
Un factor de riesgo de cáncer de mama es cualquier cosa que te hace más propensa a tener cáncer de mama. Pero el hecho de tener uno o incluso varios factores de riesgo de cáncer de mama no necesariamente significa que contraerás cáncer de mama. Muchas mujeres que contraen cáncer de mama no presentan otros factores de riesgo que el simple hecho de ser mujer.
Los factores asociados a un mayor riesgo de contraer cáncer de mama son los siguientes:
Ser mujer – Edad avanzada – Antecedentes personales de afecciones mamarias – Antecedentes personales de cáncer de mama – Antecedentes familiares de cáncer de mama – Genes hereditarios que aumentan el riesgo de contraer cáncer – Exposición a la radiación – Obesidad – Tener tu primera menstruación a una edad temprana – Comenzar la menopausia a una edad mayor – Tener tu primer hijo a una edad mayor – Nunca has estado embarazada – Terapia hormonal posmenopáusica – Consumir alcohol
Prevención

Reducción del riesgo de cáncer de mama en las mujeres con riesgo promedio
Autoexamen de mama

Cáncer de mama
Realizar cambios en tu vida cotidiana puede ayudar a reducir tu riesgo de tener cáncer de mama. Intenta lo siguiente:
Consulta a tu médico sobre los análisis de detección del cáncer de mama – Familiarízate con tus mamas a través del autoexamen para tomar conciencia sobre el cáncer de mama – Si bebes alcohol, hazlo con moderación – Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana – Limita la terapia hormonal posmenopáusica – Mantén un peso saludable – Elige una dieta saludable
Tomar conciencia sobre el cáncer de mama no puede prevenir esta enfermedad, pero sí ayudarte a que comprendas mejor los cambios normales que atraviesan tus mamas, así como a identificar los signos y los síntomas inusuales.

Reducción del riesgo de cáncer de mama en las mujeres con alto riesgo
Si el médico evaluó tus antecedentes familiares y determinó que presentas otros factores, como una enfermedad mamaria precancerosa, que aumentan tu riesgo de tener cáncer de mama, puedes hablar sobre las opciones para reducir el riesgo, entre ellas, las siguientes:
Medicamentos preventivos (quimioprofilaxis) – Cirugía preventiva
Diagnóstico
Algunas de las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar el cáncer de mama son los siguientes:
Examen de mamas – Mamografía – Ecografía mamaria – Extraer una muestra de células mamarias para su análisis (biopsia) – Imágenes mamarias por resonancia magnética
Se pueden utilizar otros exámenes y procedimientos dependiendo de tu situación.
Etapas del cáncer de mama
Una vez que el médico te haya diagnosticado cáncer de mama, buscará determinar el grado (estadio) del cáncer. El estadio del cáncer ayuda a determinar el pronóstico y las mejores opciones de tratamiento.
Es posible que la información completa sobre el estadio del cáncer no esté disponible hasta después de someterte a la cirugía de cáncer de mama.
Las pruebas y los procedimientos utilizados para determinar el estadio del cáncer de mama pueden comprender:
Análisis de sangre, como un hemograma completo – Mamografía de la otra mama para buscar signos de cáncer – Resonancia magnética mamaria – Gammagrafía ósea – Exploración por tomografía computarizada (TC) – Tomografía por emisión de positrones
Tratamiento
Tu médico determina las opciones de tratamiento contra el cáncer de mama según tu tipo de cáncer de mama, su estadio y grado, tamaño, y si las células cancerosas son sensibles a las hormonas. Tu médico también considera tu salud general y tus preferencias.
La mayoría de las mujeres se someten a cirugía de cáncer de mama y también reciben tratamiento adicional antes o después de la cirugía, como quimioterapia, terapia hormonal o radioterapia.
Cirugía de cáncer de mama

Cáncer de mama
Las operaciones que se utilizan para tratar el cáncer de mama son las siguientes:
Extracción del cáncer de mama (tumorectomía) – Extirpación de toda la mama (mastectomía) – Extracción de una cantidad limitada de ganglios linfáticos (biopsia de ganglios centinelas) – Extracción de varios ganglios linfáticos (disección de los ganglios linfáticos axilares) – Extirpación de las dos mamas

Radioterapia
La radioterapia emplea haces de energía de gran potencia, como los rayos X y los protones, para eliminar las células cancerosas. La radioterapia se suele aplicar con una máquina de gran tamaño que dirige haces de energía al cuerpo (radiación de haces externos). Pero también se puede administrar mediante la colocación de material radioactivo en el interior del cuerpo (braquirradioterapia). Los efectos secundarios de la radioterapia comprenden fatiga y una erupción de color rojo similar a las quemaduras solares en el lugar en donde se aplica la radiación. El tejido mamario también puede verse inflamado o más firme. En raras ocasiones, pueden ocurrir problemas más graves, como lesiones al corazón o los pulmones o, en casos muy poco frecuentes, tipos de cáncer secundarios en la zona tratada.
Quimioterapia
La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células de crecimiento rápido, como las células cancerosas. Si hay un riesgo alto de que el cáncer vuelva a aparecer o se extienda a otra parte del cuerpo, el médico puede recomendarte quimioterapia después de la cirugía para reducir la probabilidad de recurrencia. Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los medicamentos que recibes. Algunos de los efectos secundarios frecuentes son caída del cabello, náuseas, vómitos, fatiga y mayor riesgo de padecer infecciones. Los efectos secundarios poco frecuentes pueden comprender menopausia prematura, esterilidad (si se trata de una mujer premenopáusica), lesión al corazón y a los riñones, lesión a los nervios y, en raras ocasiones, cáncer de las células sanguíneas.

Terapia hormonal
La terapia hormonal (mejor llamada «terapia de bloqueo hormonal») generalmente se utiliza para tratar los casos de cáncer de mama que son más sensibles a las hormonas, puede usarse antes o después de una cirugía u otros tratamientos para disminuir la probabilidad de recurrencia del cáncer. Si el cáncer ya se ha expandido, la terapia hormonal podría disminuir el tamaño del tumor y controlarlo. Los efectos secundarios de la terapia hormonal dependen de tu tratamiento específico, aunque es posible que comprendan sofocos, sudores nocturnos y sequedad vaginal. Los efectos secundarios más graves comprenden el riesgo de adelgazamiento de los huesos y de coágulos de sangre.
Medicamentos de terapia dirigida
Los tratamientos con medicamentos dirigidos atacan las anomalías específicas de las células cancerosas. Se pueden analizar tus células cancerosas para determinar si los medicamentos de terapia dirigida podrían ser beneficiosos para ti. Algunos medicamentos se utilizan después de la cirugía para reducir el riesgo de que el cáncer regrese. Otros se utilizan en casos de cáncer de mama avanzado para desacelerar el crecimiento del tumor.
Cuidados de apoyo (paliativos)
Los cuidados paliativos se tratan de atención médica especializada que se concentra en brindar alivio del dolor y de otros síntomas de una enfermedad seria. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, con tu familia y con tus otros médicos para brindar un apoyo adicional que complementa tu atención en curso. Los cuidados paliativos pueden realizarse mientras el paciente se somete a otros tratamientos agresivos, como cirugía, quimioterapia o radioterapia.
Medicina alternativa
No se han descubierto tratamientos de medicina alternativa para curar el cáncer de mama. No obstante, las terapias complementarias y alternativas pueden ayudarte a afrontar los efectos secundarios del tratamiento si las combinas con la atención médica.
Medicina alternativa para la fatiga
Muchos sobrevivientes del cáncer de mama padecen fatiga durante el tratamiento y después de finalizarlo, la cual puede prolongarse durante años. En combinación con la atención médica, las terapias complementarias y alternativas pueden ayudar a aliviar la fatiga.
Habla con tu médico sobre lo siguiente:
Ejercicios moderados – Controlar el estrés – Expresar tus sentimientos
Estrategias de afrontamiento y apoyo

El diagnóstico de cáncer de mama puede ser abrumador. Y justo cuando estás intentando lidiar con la conmoción y los temores respecto de tu futuro, te piden que tomes decisiones importantes sobre tu tratamiento.Todas las personas encuentran su propia manera de hacer frente al diagnóstico de cáncer. Hasta que encuentres una alternativa que te resulte útil.
Consultar al médico cuándo
Si encuentras un bulto u otro cambio en las mamas, incluso si obtuviste resultados normales en una mamografía reciente, pide una consulta con el médico para que te evalúe de inmediato.
Consulta con su equipo de atención médica
Las mujeres con cáncer de mama pueden tener consultas con el médico de cabecera, así como también con otros médicos y profesionales de salud, entre ellos:
Especialistas en salud mamaria – Cirujanos de mamas – Médicos que se especializan en pruebas de diagnóstico, como mamografías (radiólogos) – Médicos que se especializan en tratar el cáncer (oncólogos) – Médicos que tratan el cáncer con radiación (oncólogos radioterápicos) – Asesores en genética – Cirujanos plásticos