El Ministerio de Salud informó los contagios y víctimas fatales registrados en las últimas 24 horas en Argentina.

Un nuevo pico de contagios y fallecidos por COVID-19 se dieron durante las última 24 horas en el país. La cartera sanitaria nacional informó que hoy volvieron a subir los contagios y se registraron 5782 casos positivos al test de coronavirus y el total de infectados es de 141.900. Además, los fallecidos reportados en el día fueron 98 y la cifra subió a 2588 muertos por el virus. En tanto, los recuperados ya suman 60.531.

Por la mañana se habían contabilizado 16 nuevos fallecidos: 10 de las víctimas eran hombres: siete residentes en la provincia de Buenos Aires y tres en la ciudad de Buenos Aires. De las seis mujeres: dos vivían en la provincia de Buenos Aires y cuatro en la ciudad de Buenos Aires.

A la noche se sumaron 82 nuevas víctimas. 46 eran hombres: 27 residentes en la provincia de Buenos Aires; 18 en la ciudad de Buenos Aires y uno en Chaco. De las 36 mujeres: 16 vivían en la provincia de Buenos Aires; 17 en la ciudad de Buenos Aires; dos en Chaco y una en Mendoza.

«El pico aún no pasó»

Durante la conferencia de prensa matutina, Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, indicó: «La pandemia no pasó en el AMBA, no pasó en Argentina, no pasó en el mundo. Estamos día a día atravesando una situación inédita. Además, pidió cumplir «las recomendaciones de los estados» y que «la población pueda seguir entendiendo el rol de la responsabilidad individual».

«Estamos en un momento importante. Ayer hablábamos de valorar nuestros logros. No hemos tenido los picos que han tenido otros países», analizó y solicitó «seguir trabajando para que el sistema de Salud pueda seguir dando respuesta y se pueda sostener una tasa de mortalidad y letalidad baja.

Sin embargo, Vizzotti dijo que en el sector integrado por la ciudad de Buenos Aires y los 35 municipios bonaerenses que la circundan, la «transmisión comunitaria es intensa». Mientras que la ocupación de camas de terapia intensiva a nivel nacional es del 55%, en el AMBA es del 65,4% con más «tensión» en la Ciudad y en el sector privado de Salud.