El conurbano bonaerense es una de las zonas que más preocupa al Gobierno por tratarse de una zona de intenso tránsito y gran cantidad de habitantes. Por esos motivos, se armó un comité de emergencia.

Ante la situación de emergencia sanitaria que asedia a todo el país a raíz de la pandemia de coronavirus (COVID-19), el Conurbano bonaerense es una de las zonas que más preocupaciones suscita en el Gobierno nacional. Y es que, con sus 10 millones de habitantes y una gran cantidad de ciudadanos que no tienen sus necesidades básicas insatisfechas, es necesario garantizar allí los ingresos a los hogares y evitar el desabastecimiento de alimentos.

Es por eso que en el ministerio de Desarrollo Social se creó el viernes un comité de emergencia social para el Conurbano para combatir la pandemia y la crisis económcia que esta traerá aparejada. En la reunión participaron el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, la ministra bonaerense Fernanda Raverta, los intendentes Fernando Gray, Gustavo Menéndez, Juan Zabaleta y Mariano Cascallares, el titular de Cáritas, Carlos Tissera y varios referentes de organizaciones sociales.

Los dirigentes establecieron la creación de un comité en la intendencia de cada municipio, además de la destinación de 10 millones de pesos para cada municipio que se destinarán a la compra de alimentos y artículos de higiene. También se destinarán fondos para los alimentos que se reparten en escuelas y comedores sociales y se pondrán en marcha los planes de pequeña obra pública para los que será utilizada mano de obra local, uno de los sectores más golpeados por la suspensión de actividades y el aislamiento social obligatorio.

«Los comités van a permitir descentralizar las acciones y tener en tiempo real un cuadro de situación, un escenario. Ya estamos haciendo un seguimiento muy fuerte por municipio para lograr el mayor aislamiento posible«, aseguró el ministro Arroyo. Mientras tanto, todo el país espera al martes 31 para saber si la cuarentena obligatoria se extenderá, y hasta cuándo.