Habrá menos permisos para circular y definieron cerrar estaciones de trenes, ya que en las últimas semanas aumentó  la circulación de personas en el AMBA y hay que volver a los índices de movilidad de la primera etapa de la cuarentena.

Para cumplir con el objetivo las autoridades de las tres jurisdicciones empezaron a delinear nuevas políticas que provocarán un descenso de la cantidad de personas que circulan y utilizan el transporte público y, especialmente, la de autos particulares que se volcaron a las calles en los últimos días -muchos de ellos sin ni siquiera el permiso habilitante-.

El ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, adelantó esta mañana que se está trabajando para el reempadronamiento de los exceptuados y de los trabajadores de sectores esenciales.

“Vamos a unificar criterios y tener una habilitación única”, dijo y explicó que para eso, “se agregarán nuevos campos para tener una identificación más clara y determinar si estos certificados tienen validez o no”.

Desde Provincia de Buenos Aires se informó que la idea es que a partir del martes solo salgan a la calle los trabajadores esenciales. Eso requerirá reformular el sistema informático que emite los permisos de acuerdo a criterios que son analizados por funcionarios del gobierno nacional.

“La circulación de personas creció. Antes de la cuarentena, había 28 millones de viajes semanales. Hace dos semanas eran 4 millones y ahora estamos en casi 9 millones. Los viajes han ido en ascenso y no hay margen para seguir en este camino», aseguró el funcionario.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, y el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli se expresaron en el mismo sentido en diversas apariciones públicas registradas esta mañana.

En la reunión mantenida anoche aque  encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, con ministros nacionales, bonaerenses y porteños, para avanzar en la coordinación de los términos de la nueva extensión de la cuarentena, se acordó no sólo revisar los permisos sino implementar “mayores controles y restricciones” sobre el transporte público interjurisdiccional y la circulación de personas en la zona metropolitana.

Los tres gobiernos coincidimos en la necesidad de bajar la cantidad de gente que circula por el AMBA”, contó el subsecretario, pero aclaró que ello no significa que se vaya a restringir “un cien por cien el tránsito sino que habrá mayores controles y reempadronamiento de los permisos”.

El Ministro de Transporte Nacional Mario Meoni confirmó el cierre de estaciones y dijo que en principio se ejecutará en la Capital Federal. “Lo vamos a hacer porque allí no se movilizan muchas personas y además tienen otras opciones de transporte”, argumentó en diálogo con Jorge Lanata en radio Mitre

A la par, la semana que viene comenzará un plan piloto para que los pasajeros de trenes reserven su lugar en las formaciones en horarios picos.

Si bien resta la confirmación final, fuentes de las tres administraciones sostienen, para la nueva etapa de la cuarentena, se procederá en un “ajuste” -«mucho ajuste», subrayó enfático un alto funcionario a la salida del encuentro- en el transporte público del área metropolitana, es decir, colectivos y trenes, que solo quedará reservado para trabajadores esenciales, como médicos o integrantes de las fuerzas de seguridad.

Los trabajadores exceptuados en las últimas semanas que quieran pasar de la Provincia a la Ciudad deberán hacerlo en transportes particulares.

“Un trabajador que vive en Almirante Brown y que trabaja en una juguetería -rubro exceptuado en la última prórroga de la cuarentena- de Belgrano, ¿va a poder usar el transporte público a partir de la semana próxima?”, se consultó  a modo de ejemplo a dos ministros que anoche estuvieron en la reunión realizada en el primer piso de Casa Rosada. “No”, contestaron.