El Grupo Mirgor y la cordobesa Leistung entregaron los primeros 1100 respiradores artificiales de alta complejidad para reforzar el sistema de salud contra el coronavirus.

El Grupo Mirgor y la empresa cordobesa Leistung Argentina entregaron los primeros 1100 respiradores artificiales de alta complejidad que fueron fabricados de manera conjunta por ambas empresas a partir de una alianza estratégica para proveer la tecnología necesaria para combatir el coronavirus en nuestro país.

La alianza entre las compañías tuvo como objetivo aumentar la escala de producción de la empresa cordobesa utilizando insumos provistos por proveedores nacionales que en su mayoría provienen del sector de autopartes. Los respiradores artificiales son uno de los artefactos más costosos y difíciles de conseguir, y en el contexto de la pandemia se visibilizó que en el país se contaba con muy pocos para hacer frente al eventual colapso del sistema de salud por los contagiados.

Los respiradores artificiales son equipos médicos de alta complejidad que se utilizan para suplantar a los pulmones del cuerpo humano cuando los mismos no alcanzan a proveer de oxígeno al organismo. El aparato «consiste en un soporte de vida que puede ser usado en unidades de cuidados intensivos o terapia, que es manipulado por el personal médico capacitado en ventilación médica», consigna un comunicado de Mirgor, que tiene su planta operadora en la provincia de Tierra del Fuego. Es por eso que se necesitan varios equipos para asistir a quienes se ven afectados por el covid-19, que disminuye considerablemente la capacidad pulmonar.

Los respiradores fueron entregados en un acto en Tierra del Fuego. Allí, el director general del Grupo Mirgor, José Alonso, señaló: “este proyecto nos permite ofrecer nuestra enorme capacidad de producción instalada y nuestro expertise en el desarrollo de tecnología que actualmente destinamos a otros rubros y empresas de primer nivel como Samsung y Toyota».

Además, el directivo aseguró que «este gran trabajo fue posible gracias al profesionalismo de nuestros equipos y el apoyo que tuvimos desde el Gobierno de Tierra del Fuego, del Ministerio de Producción de la Nación y la UOM Nacional y de Rio Grande, quienes posibilitaron que se trabajara durante estos tiempos difíciles y acompañaron esta iniciativa desde sus inicios”.