El médico que supervisó el procedimiento que se le realizó al Diez dejó mal parado a Leopoldo Luque, uno de los procesados en la causa que investiga la muerte del exDT de Gimnasia y Esgrima La Plata.

Rodolfo Benvenutti, jefe de cirugía y director asociado del Hospital Nuestra Señora de la Merced de Martín Coronado, declaró ayer en la Fiscalía General de San Isidro.

Benvenutti fue convocado por los fiscales Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra, luego de que el abogado Víctor Stinfale declarara que por ser su médico de confianza, y sabiendo operaban a Maradona en la Clínica Olivos le solicito que lo acompañara a dicha Clínica el 3 de Noviembre.

La declaración explosiva que destrozó al cirujano de Maradona:

En su declaración, el cirujano describe que llegaron a la clínica junto a Stinfale y cuando ingresaron a la habitación donde estaba Maradona, algo les “llamó la atención”.

El médico relata en su testimonio que en la habitación de Maradona “había una persona de cuclillas en el piso besándole la mano en una posición no muy profesional, preguntamos quién era y se presentó, era el Dr. Luque”.

Benvenutti explicó que cuando Luque les dijo que ya tenía otros dos profesionales con quienes operar, Stinfale y él le dijeron que “no era un equipo de excelencia, que no era el equipo que necesitaba Maradona”, a lo que el ahora imputado les dijo que era una “cirugía simple y sencilla”.

“Yo en el ascensor le dije que se estaba equivocando porque no estaba en condiciones anímicas de operar. Lo que presencié al ingresar no me pareció que era de un profesional porque ante una complicación tiene que operar potencialmente lo que pueda ocurrir”, aseguró.

Según Benvenutti, Luque “tenía una actitud de un fan, de un familiar afectado emocionalmente, no mantenía la distancia para tener objetividad y claridad tanto pre, intra y post quirúrgica”. Además, le dijo a los fiscales que Luque “es neurocirujano especialista en columna” y que “a Maradona había que operarlo con un neurocirujano que opere cerebro todos los días”.

También hizo alusión que en ese momento, Stinfale se encontró en la clínica con Gianinna y Dalma Maradona y que ellas estuvieron de acuerdo con que Luque no hiciera la operación.

La declaración explosiva que destrozó al cirujano de Maradona:

Benvenutti ratificó que se operó con otros expertos y “la cirugía transcurrió con total normalidad” pero que otra situación se dio con Luque cuando tenía que ir a dar el parte médico a la prensa.

El médico recordó: “Increíblemente Luque entra en crisis de nervios o estrés. Yo pienso que fue superado por la situación. Se pone en cuclillas, empieza a llorar. Stinfale intentó contenerlo. Estaba desbordado”, motivo por el cual él salió con el neurocirujano para apoyarlo en la conferencia.

Benvenutti hizo un aporte a la causa entregándole a los fiscales un pendrive con la grabación de audio de la reunión que unos días más tarde se hizo en la misma Clínica Olivos entre la familia Maradona, los médicos y allegados, y donde se decidió la externación a la casa de Tigre, donde finalmente el Diez falleció por una afección cardíaca el 25 de noviembre.

Al respecto, explicó que si bien participó de esa reunión con las hijas, las hermanas y los médicos personales, la grabación se la consiguió Stinfale luego de hablar con un periodista del programa de Jorge Rial, donde habían pasado un fragmento.

El testigo explicó que allí se habló de “cómo iba a ser la externación, si iba a ser un centro de internación o una internación domiciliaria” y que finalmente estuvieron “todos de acuerdo” en que sería en un domicilio, contó que “dejaron en claro que era imposible llevarlo a un centro porque Maradona no quería” y que de la clínica “ya se quería ir”.

Benvenutti definió a Maradona como “un paciente difícil”. “Yo lo vi en dos ocasiones y la verdad que me di cuenta que él siempre quería dominar sobre las decisiones, no importa cual, pero se hacía lo que él quería, básicamente esa fue mi impresión”, explicó.

La declaración explosiva que destrozó al cirujano de Maradona:

Además, señaló que Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov indicaron que mantuvieron reuniones en las que “Swiss Medical ponía a disposición todo” y dijo que en sus intervenciones aconsejó que “sí o sí tenía que haber seguimiento clínico, neurólogo, eventualmente cardiólogo, que iban a tener mucho cuidado al respecto de la medicación que eligieran para el tratamiento de adicción”.

En esa reunión recordó: “Casi seguro se habló de la ambulancia” que debía estar a disposición para una urgencia y que al repartirse las responsabilidades a Luque le tocó la parte médica”. También señaló: “El no de Maradona iba a ser atendido por Luque. Me pareció muy prudente que sea Luque, porque vi la relación que tenían. El día de la cirugía, Diego insistía que solo Luque podía operarlo y no le importó nada de lo que le diga cualquiera. Ahí vi esa relación de afinidad, con lo cual para una internación domiciliaria me pareció importante y necesario”.

Para concluir aseguró: “Luque dijo que él iba a estar a disposición para cuando Maradona no quisiese tomar la medicación, o cuando se niegue a que lo atiendan o ante un problema con algún enfermero. Estoy seguro que Luque dijo eso. Luego de eso yo me tomé vacaciones, cuando vuelvo un lunes o martes me entero lo del deceso”.

Por el caso, hay siete profesionales de la salud imputados por ‘homicidio simple con dolo eventual’, figura penal que prevé de 8 a 25 años de prisión.