Lo imputaron por «incitar al genocidio de los pueblos indígenas» y hacer caso omiso ante los «crímenes ambientales en la Amazonia»

El actual mandatario brasilero Jair Bolsonaro está imputado ante el  Tribunal Penal Internacional por «crímenes contra la humanidad». Quienes presentaron la denuncia fueron la Comisión Arns y el Colectivo de Abogados por los Derechos Humanos. En la denuncia presentada en La Haya también lo acusaron de «incitar al genocidio de los pueblos indígenas».

Por su parte las organizaciones lo culpan de no atender a los crímenes ambientales que estaban ocurriendo en la Amazonia. Y a su vez favoreciendo a la deforestación y la tala indiscriminada. Estas deforestaciones son realizadas por grupos que actúan de forma organizada y con complicidad del presidente bolsonaro.

Carlos Dias de la entidad Comisión Arns aseguró «no encontramos un camino eficiente» para procesar a Bolsonaro en Brasil. «Esperamos que la presentación ante el Tribunal estimule a las fuerzas internas de Brasil para que se investiguen estos temas» añadió. Dias es a su vez ex miembro de la Comisión de la Verdad , comisión creada en el gobierno de Dilma Rousseff.

El robo de tierras a pueblos originarios

Tras una gira de dos días por el Amazonas, Bolsonaro no respondió a las preguntas de los periodistas por la denuncia internacional en su contra.

Hace un tiempo el Gobierno brasilero había enviado un proyecto al Congreso en el cual se permite instalar mineras en las tierras de pueblos originarios. Por su parte Bolsonaro además disparó contra los ambientalistas y comunidades originarias, en ese sentido declaró «el estado de Amazonas está tomado por reservas indígenas y áreas de protección ambiental que perjudican el desarrollo de Brasil(..) si los ambientalistas quieren mascrarme eso es señal de que estoy en el camino correcto»

El Tribunal Penal Internacional evaluará el caso tras las evidencias presentadas por los organismos humanitrarios. Mientras tanto las comunidades aborígenes denunciaron a Bolsonaro por genocidio, durante el Sínodo de la Amazonia convocado por el papa Francisco. Además los abogados denunciantes citaron la conmemoración oficial del aniversario del golpe militar del 31 de marzo de 1964. Como también la defensa de otros regímenes de facto sudamericanos.