Alicia Castro, la designada embajadora argentina en Rusia, renunció al cargo por no estar de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores del país.

Alicia Castro renunció a su designación como embajadora en Rusia por «no estar de acuerdo con la actual política de Relaciones Exteriores» de Argentina, luego de que el Palacio San Martín condenara a Venezuela ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU).

Cabe aclarar que Castro había sido designada en diciembre pero aún no había asumido, ya que su pliego no había sido tratado por el Senado. En una carta enviada al presidente Alberto Fernández, Castro manifestó su rechazó a la votación que emitió ayer el Gobierno nacional en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que acompañó la Resolución del Grupo de Lima sobre la situación política en Venezuela.

«Constituye un dramático giro en nuestra política exterior, y no difiere en absoluto de lo que hubiera votado el gobierno de Macri. De hecho, el Grupo de Lima fue creado durante la restauración neoliberal por un grupo de gobiernos de extrema derecha, alentados y financiados por los Estados Unidos con dos objetivos explícitos: promover un ‘Cambio de Régimen’ en Venezuela -con idéntica matriz de los operados por EE. UU. en Oriente Medio- y desarticular el bloque regional», escribió Castro.

«Argentina podría haber optado por abstenerse, en todo caso, si no quería comprometerse con ninguna de las dos Resoluciones (…) Pero en cambio, votó con los países europeos que reconocen al autoproclamado Guaidó como presidente sin un voto, modalidad que pone en riesgo a las democracias de América Latina», manifestó Castro, y agregó: «votó junto al Reino Unido, cuando Venezuela ha sido aliada constante y ejemplar de la República Argentina en nuestra lucha por la soberanía en Malvinas».

Entre 2006 y 2011, Alicia Castro se desempeñó como embajadora ante Venezuela y forjó un fuerte vínculo con el entonces presidente Hugo Chávez, y tras conocerse la postura argentina ante la ONU, salió a criticar al canciller Felipe Solá. Más precisamente, calificó el «lamentable giro de nuestra política exterior» y lo cuestionó por votar en línea con los gobiernos de Jair Bolsonaro (Brasil), Sebastián Piñera (Chile), Iván Duque (Colombia) y Martín Vizcarra (Perú).

Meses atrás ya se había producido un cortocircuito con el canciller Felipe Solá, cuando este calificó de «autoritario» al gobierno de Maduro. «Es llamativo que siga machacando contra Venezuela», escribió Castro en Twitter en esa oportunidad, y agregó: «sería oportuno que se exprese contra la proscripción y condena de Correa en Ecuador, el Gobierno de facto de Bolivia que posterga elecciones, la situación de Chile y de Brasil».

Días atrás, Argentina adhirió a la resolución presentada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) donde condenan los delitos de lesa humanidad ocurridos en Venezuela, documento que además extiende la misión de los expertos de la ONU que investigan los crímenes en dicho país.