En un comunicado grabado, el presidente Alberto Fernández comunicó que a partir del 1 de julio y hasta el 17 de julio inclusive, en el AMBA regirá una cuarentena estricta. «Hemos dejado de lado toda diferencia política», aseguró el mandatario.

Tras un crecimiento de casos de coronavirus que no se detiene en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció hace instantes en un comunicado grabado en la quinta presidencial de Olivos junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la disposición de una cuarentena estricta en la región metropolitana del 1 al 17 de julio inclusive.

La nueva fase, que no será idéntica a la fase 1 que comenzó el 20 de marzo, involucrará algunas decisiones tomadas por el Gobierno que están apuntadas sobre todo a disminuir el tránsito de personas en la calle y endurecer el aislamiento social. «Según las encuestas, 1 de cada 5 argentinos no está conforme con los mecanismos de cuarentena. Y la verdad es que yo los entiendo«, comenzó el presidente en el comunicado. «Nosotros sabíamos que íbamos a tener el problema centralizado en los centros urbanos, y sabíamos que había un riesgo muy claro en el AMBA», prosiguió.

La realidad es que, en el AMBA, los casos crecieron exponencialmente: hoy, el 97% de los casos confirmados pertenecen a la región metropolitana. En los últimos 20 días, además, los contagios en el AMBA aumentaron un 147% y los fallecidos, un 95%. «Lo que estamos notando es que con esta aceleración tenemos que hacer algo para parar el ritmo de contagios», explicó Fernández.

«Para muchos, esto es prolongar un problema que tiene consecuencias económicas: yo lo sé. Pero quiero serles franco: dice el Banco Mundial que es la crisis económica más grave desde el año 1870. Y no habla de la Argentina, habla de un mundo que se está deteriorando económicamente como consecuencia de una pandemia«, señaló el presidente.

«No estamos enamorados de la pandemia: estamos enamorados de la vida», advirtió el jefe de Estado, haciendo referencia a quienes critican la medida del aislamiento social. «La economía se deteriora, pero la economía se recupera. Lo que lamentablemente no vamos a recuperar son esos 1000 argentinos que nos dejaron, y por ellos no podemos dejar que ese número crezca sin que nosotros hagamos algo«, insistió Fernández.

«Es por esto que tenemos que aislar el AMBA del resto del país«, explicó el presidente. En la región, aseguró, «hoy en día tenemos un porcentaje de ocupación de camas del 54,1%. La ocupación de camas es un dato determinante como para seguir mirando sin hacer nada, y por eso decidimos tomar una serie de medidas», declaró.

Cuáles son las nuevas medidas de la cuarentena estricta en el AMBA a partir del 1 de julio

  • Restricción del transporte público. A partir de las 00hs del 1 de julio, el servicio de transporte público quedará limitado solamente para el personal que desarrolle actividades consideradas esenciales. La tarjeta SUBE sólo estará habilitada para ellos, y a partir del lunes 19 deberán volver a renovar su autorización para circular. Uno de los motivos por los cuales se esperará hasta el 1 de julio para que las nuevas medidas entren en vigencia es el de la necesidad de darle tiempo a los trabajadores esenciales que deban obtener este permiso.
  • Los ciudadanos que residan en CABA y GBA sólo podrán salir de sus hogares para conseguir provisiones.
  • Se intensificarán los procesos para detectar el virus a través del plan Detectar en el AMBA, mejorando la capacidad de diagnóstico médico con tests rápidos y aprovechando los centros de aislamiento.
  • Cierre de los comercios no esenciales. En algunas zonas del GBA, seguirán funcionando algunas industrias. En los locales gastronómicos, sólo estará permitido el delivery y el takeaway.
  • Suspensión del permiso para salir a hacer actividad física al aire libre por las noches. Hace algunas semanas, se había otorgado un permiso en la Ciudad de Buenos Aires para que las personas salieran a realizar actividad física de 20 a 08 horas, manteniendo la distancia social. Luego, el horario se modificó y se estableció que sería de 19 a 09 horas. Sin embargo, la gran cantidad de contagios en la Capital Federal y las aglomeraciones de personas en los espacios verdes obliga a revertir la situación.

Por otro lado, y a diferencia de la fase 1 que fue decretada el pasado 20 de marzo en la primera etapa del aislamiento en el país, en esta nueva cuarentena estricta seguirán funcionando con normalidad los negocios de cercanía que desarrollen actividades de rubros esenciales, las sucursales de los bancos -siempre con turnos previos- y las salidas de fin de semana de los niños menores acompañados por sus padres, organizadas según el número de DNI.

El presidente anunció también que el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) volverá a ser pagado a quienes residan en las zonas críticas que alcance la cuarentena estricta que fue anunciada.