Es otra de las medidas del Ejecutivo para paliar las consecuencias del avance del coronavirus

El presidente Alberto Fernández dijo hoy que está dispuesto a prolongar el aislamiento social obligatorio si se determina que es lo mejor para luchar contra el coronavirus y en ese contexto anunció el pronto envío al Congreso de un proyecto de ley para congelar por 180 días el precio de los alquileres y prohibir los desalojos.

“Lo que tenemos en claro es que la cuarentena termina el martes que viene. Ese día evaluaremos qué hacer. Si tenemos que extender estas medidas lo haremos, porque entre la economía y la salud, elijo privilegiar la salud”, afirmó en declaraciones a Telefé.

Además, el mandatario precisó que “lo importante no es cuándo” terminará el aislamiento, “sino que se termine el riesgo».

Fernández aseguró que en la actualidad hay “más de 200.000 personas trabajando», con permiso en la zona metropolitana, «122.000 del área de salud y seguridad» y «100.000 en la industria alimenticia, supermercados, negocios de proximidad y estaciones de servicio».

También se dirigió a los sectores más vulnerables de la sociedad, a los que les aseguró que «a todos les va a llegar la ayuda», y adelantó que hoy analizó con curas villeros en una reunión en la Quinta de Olivos cómo «llevar más comida a los hogares».

«Lo que tienen que entender los sectores más humildes es que no pueden hacer changas, pero que nos estamos ocupando de ellos, les pido que esperen, que a todos les va a llegar la ayuda», subrayó el mandatario.

Fernández condenó a ‘¨los personajes» como un surfer detenido hoy en Ostende por evitar el aislamiento social, preventivo y obligatorio tras regresar de Brasil por la «desaprensión» hacia el resto de la sociedad.

«A los idiotas les digo que la Argentina de los vivos se terminó», finalizó.