En el marco de una Conferencia Anual Asociación Argentina de Consultores Políticos (ASACOP) Marcos Peña, el Jefe de Gabinete de ministros y artífice de la última campaña de Cambiemos, analizó en tono de autocrítica la derrota electoral de su partido, que hará que Mauricio Macri entregue la banda presidencial a Alberto Fernández el próximo 10 de diciembre.

«Sabíamos que podíamos generar una mayor presión de demanda hacia la unificación del peronismo. Cambiemos fue forjado por la voluntad de la gente que nos unió, creo que la demanda es la que ordena la oferta«, admitió Peña. «

«Cuando uno mira estos cuatro años, más allá de la movida de la oferta política, había un porcentaje de votantes que no nos votó en la primera vuelta en el 2015 pero sí nos votó en la segunda vuelta, que tenía un temor a no se sostenga el nivel del poder adquisitivo que habían llegado a tener, aunque sabía de algún modo que se debía a cosas artificiales, pero que creía necesario sostener y por eso hubo una decepción porque eso no se mantuvo y se retrocedió«, analizó el referente político.