El expresidente Mauricio Macri brindó un discurso desde Miami en el marco de un evento que reunió a diferentes líderes políticos.

El expresidente de la Nación, Mauricio Macri, brindó un discurso en un evento organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia (IID), con sede en Miami. Allí, el exmandatario se refirió a la escena política en Argentina, al gobierno actual de Alberto Fernández, y al manejo de la pandemia y el sistema sanitario.

En cuanto al último conflicto que se desarrolló entre el gobierno nacional y la Ciudad, Macri señaló: «ya no vemos más un hecho abrupto, tanques en el espacio público, sino que ahora el proceso es dirigentes que ganan una elección y desde adentro del sistema empiezan lentamente a corroerlo, a debilitar el sistema institucional, a cercenar la libertad de expresión, a atacar la independencia del Poder Judicial proclamándose los defensores del pueblo y de esa manera justificando todo tipo de atropellos«.

Por otro lado, el exjefe de Estado volvió a mencionar su comparación entre los populismos y la expansión del virus COVID-19: El año pasado, yo dije que el coronavirus era menos peligroso que el populismo. Ahora he encontrado una combinación más peligrosa: el populismo conduciendo una crisis sanitaria. Esto es grave porque quedan más en evidencia que nunca la ineptitud y la mentira», enfatizó.

Mauricio Macri:

Macri se refirió, también, a la delicada situación social en la que quedó Argentina luego del extenso aislamiento obligatorio: “En el caso de nuestro país, nos han llevado a la cuarentena más larga del mundo, debilitando todo el tejido social, alterando toda la vida de los argentinos, generando problemas psicológicos y sanitarios que vamos a ir encontrando en los próximos años”, puntualizó.

Siguiendo las declaraciones en relación al panorama político, también mencionó que «la democracia está amenazada por un comportamiento que busca debilitar la independencia del Poder Judicial, violando la constitución y los derechos humanos. Y que tiene un propósito: crear impunidad sobre funcionarios de su Gobierno que están siendo investigados por hechos graves de corrupción y algunos que ya han sido condenados».

Para finalizar su participación, afirmo: «No hay ninguna crisis sanitaria que justifique que nos arrebaten nuestras libertades individuales, eso es inaceptable. Los países que han progresado en los últimos años son aquellos que se abrazaron a la libertad, a la apertura económica y el progreso tecnológico».