A pesar de que hace dos meses se le reclamó al gobierno porteño que ampliara la cantidad de generadores en el barrio, los vecinos de la villa 21-24 tuvieron 33 cortes de luz en tan solo una semana.

Los vecinos de la Villa 21-24, ubicada en la Comuna 4 de la Ciudad de Buenos Aires, sufrieron 33 cortes de luz y 6 incendios por desperfectos eléctricos durante la última semana. Además, en el último mes, estallaron 5 de los 7 transformadores que distribuyen la energía eléctrica en las 64 manzanas del barrio. En el contexto de la pandemia, esta situación agrava aún más las condiciones habitacionales de los vecinos del barrio.

El referente de La Garganta Poderosa, Nacho Levy, denunció que hace dos meses fue realizado un reclamo al gobierno porteño para aumentar la cantidad de generadores en el barrio y así evitar «consecuencias peores» durante la llegada del frío. Sin embargo, se lamentó Levy, «los vulnerados por estos lados aparecen ‘vulnerables’ como todos los años, entre ligaduras de cables y roturas de caños».

La organización popular denunció que para los 70 mil habitantes del barrio hay solo dos cuadrillas de atención, que son las que intervienen a través de la Unidad de Gestión e Intervención y suelen tener 72 horas de demora para reparar los problemas que se presentan. Al respecto, Levy señaló: «como si las villas fueran autosuficientes, como si no fueran electrodependientes y como si dejarlas libradas a la suerte no implicara semejante riesgo de muerte, sin contar los artefactos que se vuelven a quemar tanto más fácil de lo que se vuelven a comprar, con algún magro salario: chau calefacción, ¡hola, sistema sanitario!».

Villa 21-24: 33 cortes de luz en solo una semana
Villa 21-24: 33 cortes de luz en tan solo una semana

El problema particular en la Villa 21-24 es que cuenta con un amparo judicial favorable desde hace diez años, que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta se niega a cumplir. En enero de 2019, el Tribunal Superior de Justicia intimó al Gobierno de la Ciudad a «solucionar las falencias y peligros del deficiente servicio de electricidad» en el barrio, pero el gobierno porteño aún no ha tomado cartas en el asunto. Los resultados de ello están a la vista.

«Hay tanto para ‘normalizar’, mientras los dueños del espanto nos invitan a olvidar los 12.600 millones que pudieron recaudar los ladrones de Edesur en 2019, a la sombra de cada obra que no se mueve, pues hace 9 años existe un fallo judicial que acredita el riesgo eléctrico real e impone atender esas obras pendientes, todavía en el tercer mandato de la misma gestión«, indicó Levy. 

Además, el referente de la agrupación villera señaló que «si miran con atención, podrán ver las luminarias de la desigualdad, pues tal como sucedió con el agua, la 31 y la impunidad, las prestatarias de nuestra electricidad ‘sólo llegan hasta el contorno de la comunidad’ y ‘hacia adentro ya se ocupa cada gestión’. A esto, de verdad, le llaman «‘urbanización’«, finalizó, contundente.