A los familiares de María Marta García Belsunce parece no haberles gustado la docuserie de Netflix.

A Juan Hurtig, protagonista de la docuserie «Carmel» que presentó Netflix recientemente, no le gustó para nada la serie que trata el caso de su hermana María Marta García Belsunce en 2002. En diálogo con News Digitales, Hurtig dio detalles sobre los desacuerdos que tiene la familia con las cosas que se exponen en la producción audiovisual.

María Marta

ND: Juan, ¿qué te pareció la serie? ¿La viste? ¿Qué te pareció el resultado final?

JH: A mí no me gustó, la verdad es que no me gustó para nada. Creo que había una oportunidad única para la gente sepa la verdad, y cómo manejaron esto los medios. Y yo no culpo tanto a los medios, si bien en la previa los medios de comunicación hicieron un caldo de cultivo. Los medios hicieron fortuna con este caso. Con la mentira entiendo que no fueron los únicos, muchas pero muchas de esas mentiras venían de la justicia.

Con el tema del pegamento, por ejemplo, yo les decía a los periodistas, «¿cómo podés decir que había pegamento?». Y se les mandaba la pericia por fax en ese momento. Y me decían «pero a mí me lo dijo el fiscal», o sea la procuración. O sea que la procuración también le mentía a los medios, no eran sólo los medios los que mentían porque sí para vender.

Hurtig hace referencia a que Molina Pico habría cometido el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, al no haberse llevado el cuerpo de María Marta para hacerle la autopsia.

Juan Hurtig:
Juan Hurtig:

JH: Esa noticia la hizo la procuración con el fiscal. Y yo les mandaba la pericia que decía lo contrario. Podían en la docuserie mostrar a Molina Pico diciendo «había pegamento» y después mostrarme a mí diciendo «no había pegamento», y lo que dirime la verdad es la pericia.

ND: ¿Y lo probaron en el juicio por encubrimiento?

JH: En el fallo de encubrimiento estamos absueltos. Porque ¿qué encubrimos nosotros? En el velorio, con María Marta en la cama, hubo dos ambulancieros con la obligación de hacer la denuncia que no la hicieron. Ni yo, ni mi familia teníamos obligación de hacer nada. Tenían la obligación legal de hacer cosas los dos ambulancieros que fueron, que no hicieron la denuncia policial.

María Marta

ND: El primero avaló que fue una caída y el segundo dijo que le metió una falange en un orificio de la cabeza de María Marta.

JH: El segundo ambulanciero ni la tocó. Eso es lo que me da bronca de esta docuserie, lo ponen a Biasi que mintió descaradamente. Santiago Biasi dice «yo le metí la falange y me entró hasta acá», y lo muestra en el juicio. Y es mentira, totalmente. Biasi no la tocó a María Marta. Biasi llegó en la segunda ambulancia y, por una cuestión de ética, la ambulancia que llega primero y se ocupa es quien atiende. Nosotros en la desesperación llamamos una ambulancia: primero a la de OSDE, como no llegaba la ambulancia de OSDE llamamos a la guardia pidiendo que manden cualquier ambulancia, por si tenían algún servicio contratado de emergencias. En la guardia nos preguntan si tenemos a EmerNor y llaman a esa, que era el servicio de emergencias contratado por la guardia. Pero llegó OSDE primero. Santiago Biasi no tocó a mi hermana.

Además, Biasi queda clara y fácticamente mintiendo en el expediente. Cuando él va a declarar con el fiscal, le dice: «yo le dije a la familia, es más, mandé un código azul». El muy bruto pensó que el código azul era llamar a un patrullero o pedir apoyo policial. Cuando la fiscalía le pide a EmerNor para chequear que estaba diciendo la verdad, EmerNor manda una oficio a la fiscalía diciendo que el código azul no es un llamado a la policía. El código azul es un traslado programado de un pacientes de una clínica a otra. Eso es un código azul, y si quiere apoyo policial el médico, no hay código. Lo único que tiene que hacer es levantar el teléfono y decir que necesita apoyo policial.

ND: ¿No dice un encargado que Carrascosa puso dinero para que no entre la policía?

JH: ¡No! Es mentira, lean el expediente, es mentira. La policía nunca llega al Carmen. En un momento vieron un patrullero, lo ven en la guardia por las cámaras de seguridad que venía por la calle Pedrell. El patrullero sigue de largo y se va para Martinica, que queda a tres cuadras de Carmel. Lo único que hace Horacio para activar a la policía es llamarlo a Casafus, convencido de que iba a mandar a la policía.

ND: En cuanto a quién mató a María Marta, ya nos dijo en una nota anterior que cree que fue Nicolás Pachelo. ¿Sabe el por qué?

JH: Nosotros investigamos, no nos quedamos esperando a que nos mataran. Investigamos todo el crimen, no nos quedamos de brazos cruzados viendo como nos hacían m***. ¿Por qué la mataron? Porque fueron a robar. Como se sabe que robaban en Carmel. El vecino de María Marta, Fernando Sansuste, un día llegó a su casa un domingo con la misma guardia, qué casualidad. Todo pasó igual, misma guardia, misma hora. La única diferencia es que él llegó más tarde. Él llegó cuando ya no había nadie, ni los palos de golf le dejaron.

Yo creo que fue Nicolás Pachelo el que mató a mi hermana María Marta. Pachelo y los guardias robaban en Carmel. Nosotros nos encontramos con este monstruo de Molina Pico, que hoy sale sentado diciendo que es el Zorro, que encima el Zorro se llamaba Don Diego y él Diego Molina Pico. Molina Pico es un idiota, no es un genio que descubrió el homicidio del siglo. Y no lo requieren en la Justicia. Molina Pico hoy está atrás de un escritorio en una oficina de dos por dos en el Talar de Pacheco.

Imaginate si un tipo que hubiese descubierto el crimen del siglo estaría hoy sentado en una oficina de dos por dos, siendo fiscal de Pacheco. Hoy sería procurador general. Lo metieron ahí porque no lo pueden echar, ni se lo pueden sacar de encima.