El presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, intercedió para que el ahora exdiputado, Juan Ameri, asumiera el escándalo que produjo y presentara la renuncia a su banca.

Hasta las primeras horas de la madrugada, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el titular del bloque oficialista, Máximo Kirchner, intercedieron para que el legislador salteño Juan Ameri se hiciese cargo del escándalo que desató ayer por la tarde durante la sesión virtual de Diputados y oficializara su renuncia, que posteriormente fue aceptada a las 2 de la madrugada por la Cámara Baja con 224 votos afirmativos, 1 negativo y 3 abstenciones.

«Ante el hecho de público conocimiento me dirijo a usted para pedir disculpas por mi conducta durante la sesión especial remota del día 24 de septiembre del corriente. No fue de ningún modo mi intención faltar el respeto a esta Honorable Cámara, a mis pares diputados y diputadas, ni al pueblo salteño que me eligió«, expresó Ameri en la carta de renuncia que presentó al titular del cuerpo legislativo.

«Consciente de la responsabilidad que mi cargo representa, pongo a disposición mi renuncia como diputado nacional y seguiré trabajando por mi querida provincia de Salta y para que Argentina se ponga de pie», concluyó Juan Ameri. Más tarde, sus pares aceptaron casi por unanimidad su dimisión.

Escándalo sexual en Diputados: tras ser presionado por Massa, el diputado Ameri presentó la renuncia
La carta con la que el diputado Juan Ameri presentó su renuncia

Desde el Frente de Todos (FdT), encabezado por Massa como presidente de la Cámara de Diputados, se trató de evitar el mayor costo político del bochorno que generó el diputado salteño, quien hizo público un momento de intimidad sexual con su pareja en plena sesión de la Cámara Baja. El Frente de Todos le soltó la mano a Juan Ameri y presionó para que el legislador presente la renuncia y así lograr sortear la discusión en la comisión que debería analizar la sanción.

«Desgraciadamente quiero interrumpir el debate de esta ley para plantear que frente a una falta grave de un diputado, se dio una situación que nada tiene que ver con el normal decoro y funcionamiento de esta casa», intercedió rápidamente ayer por la tarde Sergio Massa, para disponer la inmediata suspensión de Ameri sin goce de haberes.

Sin embargo, las imágenes del diputado salteño besando el pecho de su mujer ya se habían viralizado en redes sociales. «Fue una situación absolutamente desagradable. Una falta de respeto a todos los diputados y a todo el pueblo argentino», había remarcado el presidente de la Cámara luego de aplicar de inmediato el artículo 66 de la Constitución y el 188 del reglamento interno, para hacer efectiva la suspensión y disponer la conformación de una comisión para determinar la sanción correspondiente.

Las insólitas justificaciones que luego dio Ameri a los medios solo empeoraron la situación. En declaraciones a varios medios periodísticos justificó el hecho con el mal funcionamiento de internet y que su pareja recientemente fue sometida a una cirugía de implantes mamarios. «Le pregunté cómo le habían quedado las prótesis; le pregunté si le podía dar un beso y le di un beso en las tetas. Eso es todo», explicó el exfuncionario.

Massa explico que la Comisión de Expulsión de la Cámara tenía 60 días para expirarse sobre la nefasta situación del Diputado por la provincia de Salta, pero que él esperaba que eso sucediese lo más rápido posible. Sin embargo, ante semejante bochorno y bajo la presión de Massa, Ameri presentó su dimisión a la banca pasadas las 12 de la noche.

Cecilia Moreau fue la encargada de transmitirle la postura del bloque a Ameri. La decisión fue consensuada incluso con Alberto Fernández. Determinaron ser «ejemplificadores», por lo que el salteño tenía las horas contadas. Finalmente, a las 0:30 ingresó la renuncia. La inédita situación que se vivió abrió otro episodio nunca antes visto en el cuerpo: una renuncia en tan solo 8 horas.

Previo al mensaje, el Frente de Todos de Salta había comunicado la decisión de «expulsar en forma inmediata e irrevocable» al protagonista de la jornada. Mediante un documento que fue firmado por los senadores nacionales Sergio Leavy y Nora Giménez, la diputada nacional Verónica Caliva, el bloque de diputados provinciales del Frente de Todos, senadores provinciales, concejales y dirigentes, se le había exigido la renuncia a su banca.