La mamá de Facundo además aseguró que «no hay que confiar en nadie»

La madre del joven, Cristina Castro, insistió con la tesis de una desaparición forzada seguida de muerte y anticipó que su lucha «recién empieza». «Nosotros nos manejamos con pruebas y tenemos muchos indicios de lo que sostenemos», dijo y está segura de que existen presiones «desde arriba».

Luego que se conocieron los resultados de la autopsia que realizó el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) sobre el cuerpo de Facundo Astudillo Castro (22), que fue hallado el 15 de agosto en una zona aislada cerca de Villarino Viejo (Provincia de Buenos Aires). La mamá de Facundo, Cristina, ofreció una conferencia de prensa virtual en la que dio su opinión sobre las conclusiones y no se guardó casi nada.

«Hola a todes -arrancó Cristina-. Quiero decirles que la mayor parte de la información de la autopsia eran datos que yo ya tenía. Con un solo detalle: una odontóloga que se desdijo«.

Se refería a un dato fundamental: días atrás, se habló sobre los dientes que le faltaban al cuerpo del muchacho muerto. Si se demostraba que esas pérdidas habían sido anteriores a su fallecimiento, quedaba prácticamente confirmada la tesis del homicidio. El informe del EAAF, afirma que las piezas se desprendieron cuando Facundo ya estaba sin vida.

«La odontóloga fue manipulada y yo no lo voy a permitir porque están las grabaciones del día en que dijo otra cosa», apuntó Cristina. Y fue por más: «A mí me han dicho que acá hay órdenes que vienen de muy arriba. No hay que confiar en nadie» dijo la Mamá de Facundo.

El estudio del EAAF sostiene que Castro murió por «sumersión» y que fue una «muerte violenta». En lo que respecta a la lectura del cadáver, todas las hipótesis siguen abiertas, aunque es cierto que el expediente tiene otras pruebas que complican bastante a los efectivos de la Policía que interceptaron a Facundo el 30 de abril, día en que desapareció. 

Cristina aclaró que para ella la batalla legal «recién empieza». «Facundo no se suicidó ni tuvo un accidente. Lo mató la Bonaerense y nosotros nos manejamos con pruebas. Fue una desaparición forzada seguida de muerte», subrayó la mamá de Facundo.

En ese sentido, se refirió a algunas pericias que se han hecho sobre los teléfonos de efectivos que estaban trabajando en la zona por donde andaba Facundo. Uno de los mensajes que intercambiaron los agentes, de hecho, decía: «si se hace el pajero, bajalo»

Facundo Astudillo Castro salió de su casa el 30 de abril: quería ir a dedo desde su ciudad natal, Villa Luro, hasta Bahía Blanca. Transcurría por entonces la etapa más dura del aislamiento social obligatorio, y durante el trayecto fue demorado repetidas veces por la Policía. Para los investigadores, su pista se pierde ese día, tras algunos extraños episodios. Su cadáver apareció esqueletizado tres meses y medio después, en una zona muy agreste. 

La causa, que comenzó siendo investigada por la Justicia Bonaerense pasó luego a la Federal. Con graves acusaciones mediante y la sospecha de que puede existir una trama encubridora para ocultar la verdad