El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, brindó una conferencia de prensa en la cual atacó duramente a Juntos por el Cambio y respaldó las nuevas medidas contra el Covid-19 tomadas por Alberto Fernández.

Esta tarde, durante una conferencia de prensa, el gobernador bonaerense Axel Kicillof respondió a las acusaciones al oficialismo por parte de los referentes de Juntos por el Cambio y apoyó las nuevas medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández en el día de ayer. El gobernador mencionó en varias oportunidades que al Gobierno no le agrada la suspensión de la presencialidad escolar, pero que se trata de una medida que se tuvo que tomar por la gravedad de la situación.

Kicillof enfatizó en que las nuevas restricciones serán por el tiempo limitado de quince días y agradeció en varias oportunidades al personal de salud por su labor, en vistas a la desafortunada frase que ayer utilizó el Presidente, quien declaró que los trabajadores se habían “relajado” tras la primera ola de contagios.

El mandatario bonaerense explicó que las restricciones son proporcionales en relación a la cantidad de contagios que se registran, y que es mentira que la actividad escolar no genera contagios. En relación a la circulación de personas que provocan las clases presenciales, afirmó: “No es tanto lo que pasa dentro de las escuelas, sino lo que pasa antes y después“.

Axel Kicillof respondió a la oposición:

El duro mensaje contra la oposición

Luego de que en las últimas 24 horas se realizaran innumerables declaraciones de parte del oficialismo y de la oposición, Kicillof tuvo duras palabras sobre el accionar del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y de Juntos por el Cambio en su conjunto. Dentro de sus declaraciones, los definió como una “oposición rabiosa, furiosa, que firma cualquier cosa, que dice que la vacunas son veneno. Que está contra la vacunación, cuidados y contra todo lo que haga el gobierno, pareciera buscar su fracaso”.

“Nosotros pensamos que Larreta era diferente porque tenia responsabilidad de gestión y tenia que gobernar, pero al final, es igual a Bullrich y a Macri. A veces pienso si no seria mejor que venga directamente Macri a discutir con nosotros, disparó.

El gobernador afirmó que no es cierto que la coalición opositora quiera el diálogo, y que la última vez que se quiso llegar a un acuerdo la oposición dejó en claro que no estaban dispuestos a aceptar ninguna restricción. Además, declaró que, durante la jornada de ayer, la exministra de Seguridad Patricia Bullrich se encontraba en la Quinta de Olivos alentando a un grupo de personas insultando al presidente a “viva voz”.

Kicillof afirmó que la oposición decidió el día de hoy comenzar con la campaña política frente a las próximas elecciones legislativas, y que la forma de actuar que están teniendo se trata de una “desfachatez“. “Si tienen contactos de empresarios, plata en paraísos fiscales. Varios de ellos deben tener esos contactos, bueno, que busquen vacunas”, añadió el gobernador.

Por otro lado, el mandatario bonaerense atacó duramente la gestión de Maria Eugenia Vidal y las condiciones en la que se encontraba el sistema educativo y de salud en la Provincia cuando asumió el mandato: “¿Vamos a hacer una guerra por la educación con aquellos que fundieron la educación en la República Argentina?”, enfatizó. El gobernador admitió que el sistema de salud privado de la ciudad se encuentra desbordado y que se espera un enorme sacrificio de la población para que se pueda revertir la situación crítica.

La vacunación en la provincia de Buenos Aires

Además de afirmar que la provincia se comprometió desde el comienzo en la búsqueda de vacunas, Kicillof aseguró que estos quince días de nuevas restricciones se utilizarán para descomprimir el sistema de salud y seguir vacunando a la población.

En cuanto a los resultados del programa de vacunación, el gobernador aportó algunos datos: “Tenemos al 94% del personal de salud vacunado (365 mil personas), muchos de ellos que viven en la ciudad de Buenos Aires. 74% de los mayores de 70 años (casi 1 millón de personas), 45% de los que tienen entre 60 y 70 con alguna enfermedad de base, mitad del personal de educación y un tercio de las fuerzas de seguridad“.

Por último, Kicillof admitió que prefiere quedar antipático pero no ser un irresponsable. “No tenemos mezquindad, no hemos actuado con egoísmo”, enfatizó. Además, alentó a la población a que extremen los cuidados personales y que tengan la responsabilidad necesaria, ya que las nuevas cepas tienen un mayor nivel de contagio.