Lo halló un perro rastreador, entre la vegetación, cerca de la orilla

Luego de 48 largas horas el  personal de Bomberos y Defensa Civil del Municipio de Tigre encontró esta mañana el cuerpo de Ezequiel Núñez, el remisero que había desaparecido durante el temporal tras caer en una boca de tormenta sin rejas en la localidad bonaerense de Benavídez.

Tras varias horas de rastrillaje, un perro entrenado de la Brigada Canina K 9 para ubicar cuerpos sin vida señaló un lugar al costado del arroyo El Claro, a la altura de la avenida Italia. Luego de algunos minutos, el personal a cargo del operativo de búsqueda confirmó que se trataba del remisero.

Según las primeras informaciones, tras el hallazgo, el lugar marcado por “Pedro”, el perro raza labrador color chocolate, se encuentra a unos 6 kilómetros de la alcantarilla del desagüe pluvial donde cayó Núñez tras quedar atrapado con su auto en una zanja, en medio del temporal, y a 400 metros de la desembocadura del río Luján.

La fiscal Laura Capra reveló que el cuerpo se encontró boca abajo y tras la confirmación de la familia y de la pericia científica, pasado el mediodía se confirmó oficialmente que se trata de Núñez.

El hermano del remisero agregó que son gente de la zona y que el pasajero es amigo de la familia. “Hablé con el testigo. No pudo hacer nada ni tenía cómo”.

La zona donde apareció el remisero ya había sido rastrillada ayer en kayak por personal de bomberos. Se cree que hasta ayer pudo haber estado sumergido y por cuestiones naturales de descomposición el cuerpo salió a flote entre la vegetación y los pastizales